Noticias

Court Central Guillermo Vilas

Nombramiento «Court Central Guillermo Vilas»
 
El lunes 8 de febrero a las 18:30 horas, en el marco del torneo de ATP Argentina Open, se realizó el acto oficial en nuestro querido estadio -testigo de innumerables gestas tenísticas- durante el cual se nombró «Court Central Guillermo Vilas» a la legendaria cancha. Resultó un hecho histórico que marcó un hito en el tenis nacional y tuvo resonancia internacional.
Así, con este acto, queremos unir la historia de nuestro club, representada en la Tribuna Central con el nombre de quien fuera nuestro Presidente, el Dr. Horacio Billoch Caride, con la historia viva de nuestro deporte y de nuestro país, Guillermo Vilas, Socio Honorario del Buenos Aires Lawn Tennis desde hace muchos años. 
 
vilascourtllamera080216b
Vilas recibe la maqueta del Estadio realizada a escala.
 
Las autoridades del BALTC aprobaron el proyecto presentado por el periodista Eduardo Puppo, sustentado por una amplia base histórica en total sincronización con el pensamiento y voluntad de la dirigencia de nuestra institución y un masivo apoyo de los socios del club.
 
 
vilascourtllamera080216g
Jugadores Argentinos ex top ten y socios representativos del B.A.L.T.C.
 
El merecido y cabal reconocimiento a la trayectoria del eximio jugador contó con un rotundo beneplácito de los mejores representantes, los que llegaron a ser top-ten mundiales. Cuatro de ellos no se encontraban en el país (Juan Martín Del Potro, David Nalbandian, Guillermo Cañas y Mariano Puerta) y un quinto, Enrique Morea -considerado entre los diez mejores del mundo en 1953 y 1954- por razones de salud envió su mensaje de respaldo.
 
vilascourtllamera080216e
Guillermo y los cancheros del B.AL.T.C., una amistad que se extiende en el tiempo
 
Dieron el presente Gabriela Sabatini (3ª), Norma Baylon (4ª), Paola Suárez (9ª), Guillermo Coria (3º), José Luis Clerc (4º), Gastón Gaudio (5º), Alberto Mancini (8º), Martín Jaite (10º), Juan Mónaco (10º) y el Profe Juan Carlos Belfonte, entre otros invitados.
 
Al promediar la acción, varios socios-jugadores del club ingresaron a la cancha para obsequiarle a Vilas una magnífica maqueta del estadio a escala 1:250.
 
vilascourtllamera080216h
Los campeones argentinos de Grand Slams.
 
vilascourtllamera080216j
El sorteo previo al primer match oficial luego del nombramiento
 
vilascourtnadalcartela
Rafael Nadal en un encuentro del Río de la Plaa 2016
 

El estadio más grande de latinoamérica

El estadio denominado “Tribuna Central”, como se lo conoció desde su creación, surgió por la necesidad de contar con un lugar donde alojar a la cada vez mayor cantidad de espectadores en los torneos de la institución. La Comisión Directiva presidida por Don Dionisio Mongay aprobó su construcción el 26 de octubre de 1925, encargando a Diego Cerboni conseguir proyectos y presupuestos. A través de un bono para recaudar fondos se llegó a la cifra buscada y en mayo de 1926 comenzaron los trabajos con la dirección del ingeniero Alberto Dumas y el arquitecto Carlos Dumas, socios del club, quienes donaron sus honorarios profesionales.

Resultó una obra de gran porte para la época, como así también la capacidad (inicialmente 3.000 espectadores), sobre una estructura de cemento armado, tribunas y dependencias debajo de las gradas. Originalmente se pensó en realizar un estadio similar al de Forest Hills en Nueva York, tipo herradura, sin montar la tribuna Oeste para que la sombra del sol no molestara a los jugadores. Pero se desestimó pensando que ese era el lugar de mayor privilegio para ver partidos. Para salvar el problema dejaron un espacio de diez metros entre las líneas de fondo y laterales con respecto a las tribunas, retardando el mayor tiempo posible la aparición de las sombras.

estadiobaltc130216court
Vista del estadio en 2016.

Fue habilitada por primera vez el sábado 9 de octubre de 1926, en ocasión de las jornadas finales del campeonato Sudamericano entre Brasil y Argentina. La inauguración formal tuvo lugar el domingo 6 de noviembre de 1927, para el encuentro entre los tenistas argentinos y los del Racing Club de París, memorable visita patrocinada por el club. El ángulo de las tribunas fue estudiado para que ningún espectador molestara la visual de otro, lográndose un óptimo dominio del campo desde cualquier posición. El palco oficial se armó sobre la cabecera Norte, emulando al de Wimbledon y los accesos del público por ocho escalinatas en cada uno de los ocho lados del complejo, independientes de la cancha.

Se convirtió en el estadio de tenis más grande de Sudamérica, con un costo de 60.000 pesos (unos 25.000 dólares de la época). En 1953 se realizó una ampliación con graderías superpuestas, dirigida por el arquitecto Mario Roberto Alvarez, que llevó la capacidad a cerca de 6.000 personas. Con los años tuvo modificaciones hasta llegar a una taquilla de 5.027 butacas. Frente al estadio se construyó una pileta de natación de 300 metros, sobre el sector de las vías. La entidad contaba desde 1916 con una cancha con tribuna denominada “Tribuna chica”, la misma que hoy, desde el 31 de mayo de 1958, lleva el nombre de “Alberto A. Bullrich”, uno de los presidentes del BALTC.