Historia

El Legado del «Viejo»

Un caballero del Tenis

El doctor Horacio Billoch Caride nació el 28 de junio de 1916 y fue presidente del Buenos Aires Lawn Tennis Club durante 35 años. Desempeñó también la presidencia de la Asociación Argentina de Tenis desde 1967 hasta 1972 y nuevamente en 1979

viejobilloch
«Tito» Billoch, en su despacho de la Asociación Argentina de Tenis

En el ’75 fue vicepresidente de la Confederación Argentina de Deportes. Jugó en gran nivel pelota a paleta y en natación representó al Club CUBA y alcanzó los récords argentinos de 100, 200 y 400 metros, estilo espalda, siendo nominado para representar a la Argentina en los Juegos Olímpicos de Berlín, pero la falta de plazas no hizo posible su viaje a Europa. También practicó waterpolo. En tenis, su estilo se adaptó más al dobles aunque de manera peculiar: muy influenciado técnicamente por la pelota paleta, jugaba todo de fondo de cancha, con un drive rasante cruzado o al medio y un revés de defensa, con globos. Jugó para la Primera División del Buenos Aires LTC; y obtuvo varios campeonatos de dobles en compañía, entre otros, del brasileño Edison Mandarino, Norma Baylon, June Hanson y Margarita Zavalía.

Junto a Italo Giacobino ganó el Campeonato Argentino sobre césped en 1956 y en 1961 el Río de la Plata haciendo pareja con Ríos, derrotando en la final a Roberto Junquet y Otzet, además de ser finalista en 1958 junto a Russell. En doble mixto fue campeón del Río de la Plata en 1958 (con Zavalía) y 1961 (con Baylon) y finalista en 1962 (con Baylon). «Tribuna Central Horacio Billoch Caride» Durante la disputa del torneo de exhibición Copa Argentina, el jueves 16 de diciembre de 2004 la Comisión Directiva del Buenos Aires Lawn Tennis Club, con su presidente, el Dr. Gerardo R. Lo Prete, realizó una ceremonia muy particular: oficializaron el nombre de Billoch Caride a la «Tribuna Central» del club. En el acto estuvo presente la hermana del dirigente, Susana Billoch Caride de Terán Frías, Guillermo Vilas y gran cantidad de amigos y jugadores que lo conocieron. Poco menos que tres meses antes, el 29 de septiembre, a los 88 años, «Tito» había fallecido. Sus restos fueron inhumados en el cementerio de la Recoleta luego de realizarse el velatorio en la institución de toda su vida.